Startups millennials: cómo es trabajar en ellas

Se adaptan fácilmente y en la crisis generada por el coronavirus, han seguido funcionando casi igual que antes

La libertad que entregan a sus colaboradores es una de las claves para el buen desempeño de empresas como Yerka y Chipax.

Chipax y Yerka son dos empresas chilenas que tienen full foco en la tecnología: mientras que la primera ayuda a las pymes a ordenar sus finanzas, mediante una aplicación web; la segunda busca solucionar el robo de bicicletas a nivel mundial, por medio de su diseño “anti robos”. Además, en ambas trabajan con un equipo que no supera los 35 años de edad, es decir, son 100% millennials.

Grupo etario que no ha estado exento de críticas y que se ha adjudicado una serie de etiquetas negativas. Inconformistas, que no siguen reglas y poco comprometidos, son algunas de las características atribuidas a los nacidos entre 1984 y el año 2000, quienes representan más del 50% de la fuerza laboral del país.

Pero para desmitificar estas ideas, Felipe Urzúa (29), cofundador y gerente comercial de Chipax y Cristóbal Cabello (28), cofundador de Yerka; comentan algunas características que convierten a una empresa millennial, en un lugar atractivo para desempeñarse profesionalmente. 


Fáciles de adaptar

En el contexto de pandemia, lamentablemente, son varias las empresas que han detenido parcial o completamente sus funciones, producto de las extensas cuarentenas. Sin embargo, estas startups no se han visto mayormente afectadas. 

En el caso de Yerka -enfocada en el desarrollo, testeo y diseño- realizan la manufactura de sus bicicletas con diferentes fábricas, dependiendo de los mercados. “Hemos trabajado con fábricas en Europa, que están en Italia y Polonia. Nuestro modelo es súper flexible, nosotros nos enfocamos en el desarrollo y luego hacemos alianzas con los mejores proveedores para entregar un producto de excelencia”, señala Cabello.

Lo mismo ocurre con su equipo de trabajo el que se encuentra repartido en distintas partes del mundo, como Suecia, México y Europa. “Esta es una gran ventaja, sobre todo por la situación actual, ya que nuestra forma de trabajo ha seguido casi igual, puesto que la metodología siempre fue pensada para que la persona dispusiera de su tiempo”.

En Chipax, que desde antes del coronavirus habían implementado el teletrabajo, siguieron funcionando casi de la misma forma que antes. “La diferencia es que ahora ya no vamos a la oficina y todas nuestras reuniones son virtuales. Uno de los pilares de nuestra empresa es la libertad, por eso sabemos que cada miembro de nuestra organización cumplirá con sus responsabilidades donde quiera que se encuentre”, dice Urzúa. 


Orientadas a resultados

Una de los desafíos que trajo consigo el teletrabajo es cómo medir la productividad al interior de las empresas. Sin embargo, tan sólo el 13% de las empresas consideraron este factor a la hora de implementar el teletrabajo, según informó un estudio de Randstad.

Y es que la medición de la productividad es un elemento clave para mejorar el rendimiento de las empresas. Así lo han entendido en Yerka, donde todo se mide por tareas. “Para revisar los grados de avance, cada encargado de área se reúne semanalmente con sus respectivos equipos. Asimismo, los socios -que somos tres- nos reunimos dos veces por semana para coordinar asuntos macro y tomar decisiones operativas”, sostiene Cabello.

Lo propio se hace en Chipax, donde cada acción está sujeta a medición. “Cada equipo tiene reuniones diarias para entregar el estatus de sus proyectos. Los socios nos reunimos una vez a la semana, para revisar temas más estratégicos y realizamos un encuentro mensual, en el que cada área expone sus resultados a toda la empresa”, comenta el gerente comercial. 


Comprometidos con un propósito

Según la Radiografía del emprendimiento en Chile 2019 de la ASECH, el 61,8% de los emprendedores ha fracasado en un negocio y una de las causas es por mala administración. Precisamente, para ayudar a gestionar esta área, es una de las razones por las que nació Chipax. 

“Nuestra experiencia trabajando con emprendedores nos ha mostrado que muchos tienen problemas en el manejo de sus finanzas, por eso nuestra plataforma facilita ese trabajo, llevando un registro de los ingresos y egresos. Además, se conecta con el banco para asociar cada movimiento de la cartola a cada uno de los registros. De esta forma, ordena los estados de pago, gestiona la cobranza y a fin de mes genera los libros contables y la conciliación bancaria para el contador. Quienes han contratado nuestro servicio, sienten un gran alivio, ya que estas tareas, si bien, no son difíciles quitan mucho tiempo y es muy fácil equivocarse”, indica Urzúa. 

Antes de Chipax, la única alternativa que existía en el mercado eran los ERP, que son complejos, caros y finalmente no atienden las necesidades de pequeñas empresas, agrega el cofundador de Chipax. 

El propósito de Yerka, en tanto, viene a resolver una problemática muy común en nuestro país: frenar el robo de bicicletas. “Además, nuestro objetivo es combatir el sedentarismo, haciendo que las personas se muevan por un medio sostenible, lo que se soluciona con Yerka, ya que el robo es uno de los principales disuasores por el que las personas dejan de usar la bicicleta”, explica Cristóbal.

Startups millenials cómo es trabajar con ellas, Junio 2020

Recibe este y otros artículos en tu correo todos los meses
Suscríbete a nuestro newsletter