Startup científica Orca Bio se convierte en el segundo unicornio de Chile

orca bio unicornio chile

La terapia celular que aplica Orca Bio para tratar la leucemia ha sido efectivo en la mayoría de pacientes tratados, dos de ellos con leucemia terminal y VIH

El dolor de padecer una enfermedad oncológica se acentúa cuando el tratamiento más optimista tiene un porcentaje de éxito de apenas 20% en enfermos terminales, mientras que la solución más radical registra un margen de mortalidad de hasta 20%, tratándose de una trasplante de médula ósea.

En cara estas fatales estadísticas no sorprende que la startup chilena Orca Bio, haya cerrado una ronda de inversión de US $192 millones para producir terapias celulares que recetan el sistema sanguíneo e inmunológico de un paciente con casi 70% de éxito. Con la  suma, Orca Bio se convierte en un unicornio científico, el segundo catalogado como tal en el país.

Orca Bio: la gran maravilla de la ciencia valorada en mil millones

Se trata de una especie de «suero con células» denominado Orca – T, creado por el ingeniero Federico Dimov de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM), que viene practicando en pacientes con leucemia desde el 2016 en Menlo Park, California; a través de su propia compañía Orca Bio.

La actividad del tratamiento es tal, que con la reciente inyección de fondos, Orca Bio suma US $300 millones en recaudación, proporcionadas por figuras del calibre de Bill Gates, fondos soberanos y de pensiones de Estados Unidos. Con todo esto la startup se valora en más de mil millones de dólares y sube a la categoría de empresa unicornio.

En síntesis, Orca – T funciona como una terapia celular que le exige al donante ingerir un remedio cinco días antes de realizar la donación sanguínea, con el fin de poner en circulación sus células madre. La sangre obtenida se transforma en una droga celular en un laboratorio y 24 horas después está lista para que un enfermo de cáncer terminal la reciba por vía intravenosa, reprogramando así su sistema inmune.

La efectividad de la terapia celular es tal que no solo podría sustituir el trasplante de médula, sino que además podría aplicarse para resetear el sistema inmune en otras enfermedades crónicas Clic para tuitear

El dato más relevante de este tratamiento es que el mismo elimina el rechazo inmunológico que suele producirse en el 20% de los trasplantes de médula, además de tener la capacidad de eliminar y curar el cáncer de sangre, según explicó Dimov; de hecho, de los 70 pacientes que han sido tratado con la terapia, la gran mayoría está sin cáncer, alguno de ellos desde 2016.

“Lo impresionante es que tus células, cuando detectan la enfermedad, se empiezan a multiplicar y a atacar de manera tan masiva que los pacientes tienen reacciones con muchas fiebre dado a la efectividad del remedio”, explicó el científico.

La intensidad del fármaco es tal que no solo podría sustituir el trasplante de médula, sino que además podría aplicarse para resetear el sistema inmune en otras enfermedades crónicas como Lupus, Diabetes tipo 1, Enfermedad de Crohn, Esclerosis Múltiple e Incluso VIH. Al respecto Dimov comentó que, de los pacientes tratados, habían dos que tenían leucemia muy avanzada y VIH.

Todo listo para la pronta comercialización de Orca – T

Además del nuevo unicornio, Dimov también es padre fundador del primer centro robótico del país y, junto al profesor de biométrica de la Universidad de Valparaíso Cristian Díaz, creó dos startups más: Bio Automática (un robot que construye chips de ADN para la mediación de la expresión genética en las células) y Blabcode Ltda (tecnología para implementar algo parecido a los códigos QR en los celulares Nokia antiguos), luego de este creó el Centro de Tecnología Hospitalaria (CTH) con el fin de idear soluciones tecnológicas médicas que contribuyan con el desarrollo hospitalario del país.

Orca Bio
Te puede interesar: Cambios culturales, el as bajo la manga de The Live Green CO

En este último punto, las primeras investigaciones y tasteos en terapias celulares los llevó a cabo hace diez años junto al Phd. Nate Fernhoff y Jeroen Bekaert, también fundadores de Orca Bio; sin embargo, la idea no maduró hasta el 2016, momento en que decidió hacer un spin off y levantar los primeros US$ 5 millones, de la mano de inversionistas ángeles Venture Capital y el fondo Lightspeed Venture Partners.

Tras captar otras inversiones, Dimov se dio cuenta que podría entregar el medicamento en 48 horas a cualquier parte de Estados Unidos. Hasta hoy, la receta de Orca – T (adquirida de un grupo de emprendedores de Stanford años atrás) ha funcionado con éxito, la empresa ya tiene el capital necesario para la costosa manufactura, ahora esperan la aprobación del producto y escalar la fabricación para comercializarlo.

Startup científica Orca Bio se convierte en el segundo unicornio de Chile – con información de df.cl

Recibe este y otros artículos en tu correo todos los meses
Suscríbete a nuestro newsletter