Álvaro Díaz, cofundador de Indimin: «La minería es realmente un trabajo que requiere armar redes y conversar con muchos actores»

Álvaro Díaz y Loreto Acevedo, cofundadores de Indimin.
  • Website:
  • Industria:
  • Año de fundación:
  • Fundadora(e)s:
  • Ciudad:
  • Cantidad de trabajadores:

El emprendedor fue uno de los cinco founders que dialogó con el experto en minería, Francisco Santa Cruz, Mining & Industry Business Manager en Option, sobre el camino de las startups en la industria minera. Este panorama también será retratado mediante las próximas cuatro entrevistas a los founders de Yoy SimulatorsTIMiningTecnobooking Zyght, las que serán publicadas cada lunes. En esta primera edición, Díaz comentó la falta de inversionistas en el sector minero y la dificultad de cerrar negocios con las grandes empresas.

¿Qué desarrolló Indimin?

Indimin es el primer asistente inteligente para quienes trabajan en una faena minera y en los centros remotos. La primera versión fue para el jefe de turno de Los Colorados que es una faena que pasaba media desapercibida en Chile en ese entonces, pero que es la que produce más hierro de la Costa Pacífico. Con el tiempo, fuimos mejorando un montón de cosas, desde cuál es el timing adecuado hasta cuál es el mejor consejo para un jefe de turno. Le agregamos más inteligencia artificial (IA) que, en el fondo, pronostica si se llegará a una meta y cuándo y el qué se puede hacer para anticiparse y evitar pérdidas operacionales. 

Es interesante cómo se amplió a operadores, eso ocurrió en otra operación minera multinacional. Lo que pasó fue que los mismos operadores y el sindicato levantaron la mano y dijeron que no se querían quedar fuera. Entendían que la automatización estaba llegando y querían ser parte de eso. Entonces, teníamos suerte de que habíamos hablado con el gerente de mina y se juntaron los mundos. Muchas veces las soluciones se quedan ahí no porque sean malas, sino porque no involucran a los stakeholders clave.

-¿En qué indicadores busca impactar la startup?

En la producción, nosotros tenemos todo un método para que la empresa llegue a su plan o meta en toneladas movidas y otros KPI. También en los costos, trabajamos para que se consuma menos combustible o que se usen menos repuestos, entre otros elementos. Asimismo buscamos impactar en la seguridad, esto tiene que ver con encontrar patrones en los que se opera de manera segura, y en el bienestar laboral, hemos centrado la solución en las personas, nuestros clientes aprenden, anticipan y evitan pérdidas y están más felices con un feedback único.

-¿Cuáles dirías que son tres elementos claves que ayudaron a la startup en la etapa de introducción en la industria?

Conseguir un mentor. Un minero con experiencia o alguien que pueda ir acompañando, sobre todo en los procesos iniciales, alguien que respalde. El ir súper bien documentado, es decir, saber que el problema significan «tantos millones» de dólares al año en pérdidas, esos números los emprendedores tienen que tenerlos súper documentados, se deben apoyar con mineros experimentados. También el estar convencido del grado de diferenciación de la solución que desarrollaron, sin eso es muy difícil hacer una conversación en la que se tenga un elevator pitch que haga sentido, se debe tener claridad sobre el valor de la propuesta.

 -¿Cómo fue salir de Chile?

-Latam lo estamos viendo en forma directa. Igual estamos buscando algunos posibles partners que nos puedan dar más escala y cobertura. En Australia fue curioso porque fue una empresa global la que nos llamó porque se enteró que teníamos esta filosofía, buenos resultados y que estábamos haciendo una innovación. Ahí lo que hicimos fue exportar analítica avanzada, lo hicimos con nuestro equipo y sumamos expertos en Australia.

Consejos para entrar a la industria

¿Cuáles son las principales barreras que las startups tienen al acceder a la industria minera?

-Es un desafío desarrollar negocios con las mineras. Suena súper fancy, grandes números, pero llegar a trabajar con una minera es titánico acá en Sudamérica toma más tiempo. No es como un negocio B2C que puede crecer súper rápido. La minería es realmente un trabajo que requiere el armar redes y conversar con muchos actores en distintas capas: desde corporativos y gerentes de mina a operación. Es un trabajo en el que se tiene que ir rodeando a cada minera para poder recién hacer trabajos con ellas e incorporar conocimiento experto.

-¿Qué pasa con los que vienen desde fuera del mundo de la minería y que también pueden aportar, son considerados? ¿Se mantiene esa barrera?

-Yo creo que se mantiene, pero estoy más optimista porque hoy hay más «oreja». Lo primero que te preguntan todavía es en qué faena está esta solución. Eso sigue ocurriendo, nos pasa día a día, pero hay empresas que se han modernizado bastante más y que te dan el espacio y te escuchan y se interesan cuando dices que es una tecnología distinta que combina  ingeniería, tecnología e innovación centrada en las personas.

-¿Cómo es la relación de las startups del sector con los fondos de inversión, inversionistas ángeles y/o privados?

-Para lo que es la industria minera, yo diría que bastante inmaduro. Esto no solamente en Chile, porque en general los fondos de inversión están muy metidos en lo que ellos entienden, lo cual está bien. Estoy hablando de retail, banca y ese tipo de cosas. Los fondos en realidad no entienden mucho la dinámica del negocio industrial, al menos los que nosotros hemos ido conociendo, y son los menos los que están más metidos en ese segmento. Punto positivo, se están formando grupos más especialistas y VC hace un tiempo que están dando apoyo.

¿Cómo se pilotea una solución en minería? ¿Qué actores te ayudan a conseguirlo?

Sigue siendo súper complejo. Se construyó el primer centro nacional de pilotaje que tiene un buen ancho de banda, pero que igual a veces tienes que volver a pilotar. Aún depende bastante de la persona o apertura o mindset de la contraparte, depende del momento, depende de la urgencia que tengan y también de cuánto puedes cobrar para que haya un ancho de banda rápido y ojalá la decisión sea lo antes posible. Ojo: pueden ser de ocho a doce meses o más en procesos de venta. Una buena noticia es que las estrategias digitales están llegando a minería de la mano de este gran cambio 4.0, nuevos ejemplos, consultoras profesionales y todo un ecosistema vienen promoviendo, eso está acelerando, va a existir un antes y un después en estos meses pre y post Covid-19, se están conjugando varios factores positivos.

-¿Qué valores, actitudes o características personales crees que los han llevado al éxito? 

-Un valor es la resiliencia. Hay que comprender que las cosas pueden estar arriba y después abajo. Eso pasa, hay que valorar lo logrado, planificar y aprende por donde mejorar. También la transparencia, hay que ser transparente en cómo se van a entregar las cosas y qué se va a hacer. Mostrar fortalezas y debilidades es una virtud que da consistencia. Por último el tener pasión, basada en la visión de cómo se va a lograr el sueño de conectar a personas con IA para lograr una minería sostenible. Esa es nuestra revolución al mundo.